Torre Mocha

Si su gran iglesia de Santa María, dedicada a la natividad de la virgen en 1564, es ya una obra monumental del mejor renacimiento herreriano, podemos deducir que la «vieja iglesia de San Andrés», la mejor del pueblo por las riquezas que allí había, según Pascual Madoz, con sus seis capillas, con un retablo de Beltran Vaca, allí enterrado. De la que Antonio Ponz en su «Viaje de España, de 1784, dice «… la iglesia de Santa María es en la construcción y lo demás a la de San Andrés, aunque no tan grande. Debió ser un monumento de gran impacto, con retoques renacentistas como aparece en la torre , aun en pie, y por la comparación de semejanza que Antonio Ponz establece, pero de origen mas antiguo, por lo menos en dos siglos.

Todos los indicios apuntan hacia 1254, porque solo los caprichos de Pedro I de Castilla pudieron concebir su construcción a pocos metros de otra iglesia, la conventual de San Agustín, cuyos monjes tal vez simpatizaron mas con D. Alfonso Fernández Coronel que con sus crueldades y extravagancias vengativas.

El caso es que extramuros del pueblo y próximo a la de San Agustín se levantaba esta iglesia-fortaleza, rodeada de profundo foso como un castillo, juradera y cortesana, si tenemos en cuenta las funciones de tal rango aquí celebradas, como por ejemplo con motivo de la testamentaria de doña Inés de Avala a favor de su hija doña mariana, mujer de D.. Fadrique, o la proclamación de la infanta Isabel como heredera del trono de Castilla por su (ver censo de Felipe II, 10 febrero 1579) hermano Enrique IV.

Las numerosas rentas, capellanías, legados, de San Andrés fueron suficientes, no solo para construir una iglesia nueva como la de Santa María, si no también para dotar fuera de Casarrubios a cátedras de universidades, a hospitales, monasterios de monjas, como las de San Juan de la penitencia de Toledo, a benefícios catedralicios.

San Andrés fue única parroquia hasta el año 1564, en cuyo 25 de abril se bendijo la construida a la advocación de la Natividad de la Virgen María, poniéndose al Santísimo Sacramento el 9 de enero y la pila bautismal ese mismo día de febrero, ambos de 1576. En esta iglesia hay un cuadro original de Antonio Pizarro, discípulo de El Greco, que representa el nacimiento de la Virgen. Escuela toledana del XVII. Otra pintura sobre el martirio de San Andrés, de Francisco Ignacio Ruiz de la Iglesia, terminado en 1696. Su autor fue amigo de los pintores Carreño y Cabezalero, e igualmente pintor de Corte, en la de Carlos II.

La Ermita

Actualmente esta dedicada a la Virgen de la Salud cuya fiesta se celebra el primer domingo de Mayo, con anterioridad estuvo dedicada a San Sebastián.

El cambio de titularidad de la ermita se produce en el siglo XVII sin que desaparezca la imagen de San Sebastián, este cambio parece ser debido a que en ella estuvo depositado el cuerpo de San Isidro cuando fue traído desde Madrid cuando Felipe III estuvo enfermo en el pueblo sanando a los pocos días.

En el entorno de la ermita está un sagrado corazón con los brazos abiertos y un paseo ajardinado que la une con la salida del pueblo.

Sagrado Corazón de Jesús

En el entorno de la ermita está un Sagrado Corazón con los brazos abiertos y paseo ajardinado que la une con la salida del pueblo.

Convento Cisterciense de la Santa Cruz

El convento de Religiosas Bernardas Recoletas, fue fundado por Alonso Gracia de Orea u Ojeda y Doña María Rodríguez su mujer, naturales y vecinos de Casarrubios en el año 1634. Siendo la Madre María Evangelísta su fundadora, la cual ha dejado una obra escrita que se conserva en el convento.

En el convento se puede contemplar el cuadro del Cristo de la Sangre (que sudo sangre) y un hermoso relicario.

Iglesia de Santa María

Fue bendecida el 25 de Abril de 1564, de estilo herreriáno.

En el siglo XVI y, por tanto, en jurisdicción de Casarrubios en aquel entonces, desaparece la iglesia de la Natividad, la ermita de San Miguel y, sobre todo, la ermita de Nuestra Señora de Batres, de mucha devoción en el entorno y de la que «dicese haber sido monasterio y abadía de templarios» (censo de Felipe II) todas ellas en termino de la villa de la Cabeza, la cual también desaparece porque sus habitantes, diezmados por las enfermedades pasan a vivir definitivamente en Casarrubios.

La nueva iglesia de Santa María de Casarrubios hereda el titulo Natividad de la Virgen que fue de la iglesia parroquial de la Cabeza.

Santa María de Casarrubios da sensación de tener retablos prestados, y hasta es posible que sus piedras y materiales tengan en parte esa procedencia, lo que sí se cree es que lo más valioso procede de Ntra. Sra. de Batres, la virgen gótica del retablo mayor de Santa María, que hasta en su emblema parece delatar a los templarios. Consideramos a esta virgen gótica como una de las más bellas de todo el gótico español.

En el siglo XVIII las iglesias de San Andrés y Santa María constituyen ya una sola parroquia. Al hallarse Santa María en el centro del pueblo y poco a poco ir abandonándose San Andrés en las afueras hasta su total derrumbamiento, todo lo más valioso se iría retirando a Santa María, entre otras cosas los cuadros.

Finalmente, en la propia Casarrubios desaparecen, antes o después, la iglesia y el convento de San Agustín, la iglesia de San Andrés y la ermita de San Antón, que en tiempos se había llamado también de Santa Ana. Es lógico, pues, que la superviviente iglesia parroquial de Sta. María haya sido la depositaria final de todos los objetos valiosos de culto y cuadros de pintura religiosa de la época, primero gótica, luego renacentista y, por fin, barroca de hasta finales del XVII o muy poco mas, poniendo el, San Andrés de Ruiz de la iglesia, casi el punto final.

En el XVIII aquí ya casi es todo decadencia y por supuesto, nada nuevo se hace, se vive de rentas. De lo que no cabe dudar es que, salvo un par de cuadros en la sacristía de dudosa antigüedad y menor valor, todos los demás unos treinta, son del gran barroco o hacia atrás: siglos XV, XVI, XVII.

Resumiendo: del gótico al barroco, pasando por anónimos hispanos, primitivos o renacentistas, podemos considerar el pequeño muestrario de Sta. María de Casarrubios, todo el de pintura religiosa, como un interesante museo, digno de ser admirado por todo el mundo.

En los siguiente enlaces podrá ver una galería de imágenes de la iglesia y sus tesoros:
⇒ Interior de la Iglesia
⇒ Cuadros de la Iglesia
⇒ Museo

El Castillo

Se erigió esta fortaleza al exterior de la cerca que defendía el poblado, hoy desaparecida. Construido totalmente de ladrillo y argamasa (único en la provincia de Toledo) como sus contemporáneos de Coca y Segovia. Se alzo sobre plano cuadrangular, flanqueado de torreones poligonales y por la torre rectangular del homenaje interiormente abovedada. La puerta del castillo blasonada con escudo de González Chacon, se ornamenta con arcos apuntados y otras labores de cantería y ladrillos.

Se estima que ordenaría su construcción en la primera mitad del siglo XIV D. Alonso Fernández coronel, señor entonces de la villa, o bien D. Diego Gómez de Toledo, notario mayor de Castilla, a quien fue donado por Pedro I en 1354 tras la ejecución y confiscación de los bienes de aquel, donación fechada el 14 de agosto de 1354.

Casado D. Diego con doña Inés de Ayala, Pedro I tuvo amores fugaces con la hija de ambos, doña Teresa, con la que tuvo una hija llamada María de Castilla, profesando ambas madre e hija en el convento toledano de Santa Domingo el Real. Antes este ultraje, don Diego se paso al bando de los Trastamara, siendo apresado en la batalla de Najera; sin que D. Pedro tomara represalias personales contra su notario mayor, seguramente por aquella relación ilegitima. La villa y el castillo los heredo el hijo de don Diego, don Pedro Suarez de Toledo.

En 1426 era señora de Casarrubios la hija de D. Pedro, Dña. Marina de Córdoba, casada con el almirante de Castilla don Fadrique Enríquez. De esta pasó a doña Juana Enríquez, reina de Aragón, quien lo cedió al rey Enrique IV que, a su vez, lo dono al almirante castellano. Pero enemistado con este se lo entrego a su hermana doña Isabel la Católica(1467), con la condición de que no lo enajenase. Sin embargo, esta lo devolvió al almirante con la confirmación del príncipe-rey don Alfonso; ello irrito al rey y el 24 de noviembre de 1468 lo donaba al comendador de Montiel Gonzalo Chacon, futuro secretario real. Año y medio después el rey lo entregaba al futuro conde de Fuensalida.

Muerto Enrique IV, el rey católico don Fernando, como heredero de su madre la reina de Aragón, devolvía Casarrubios a don Gonzalo Chacon en noviembre de 1475. Formo D. Gonzalo un mayorazgo con la villa y su fortaleza y en 1599 Felipe III creaba el condado de Casarrubios, que heredara el conde de Miranda y duque de Peñaranda.

Tras él, a principios del XIX era su señor don Cipriano Portocarrero, conde de Montijo; luego su hija María Francisca y de ella a su hijo el duque de alba. A fines del siglo (1899) compraba el castillo y palacio condal un vecino de Casarrubios.

Como anécdota curiosa diremos que esta fortaleza, aunque nunca presenció hechos de armas que sepamos, conservaba piezas de artillería hasta comienzos del pasado siglo. En 1837 se enviaban dos cañones al Alcázar de Toledo y en 1843, la condesa de Montijo futura emperatriz, regalo otros dos al parque de artillería (hoy museo del ejercito).LA PICOTA
Procede del siglo XIV gótico. Originalmente estuvo situado en la plaza del pueblo, posteriormente fue trasladada a su emplazamiento actual, posiblemente el lugar donde estuvo situada una de las puertas de la antigua muralla.

Ruinas de la Iglesia de San Andres

La vieja Iglesía de San Andres, la mejor del pueblo por las riquezas que allí había, con sus seis capillas y con retablo de Beltran Vaca allí enterrado, debió de ser un monumento de gran impacto, con retoques renacentistas como aparece en la torre, aun de pie.